Inicio RecursosCrear EmpresasFuentes de Financiación ¿Cuáles son las principales entidades y organismos especializados en facilitar la financiación de empresas?

CREAR EMPRESAS

Fuentes de Financiación

¿Qué tipos principales de fuentes de financiación existen para una pyme?

En principio se habla de dos tipos generales de financiación. Finaciación propia serían aquellos recursos monetarios de los que dispone de partida el emprendedor, o bien el conjunto de recursos que aportan en su caso el conjunto de propietarios de la empresa. También se incluirían en este apartado todos aquellos recursos que sean aportados por terceros sin que exista una exigencia de ser devueltos: este sería el caso de las subvenciones.

Por otro lado, hablaríamos de financiación externa para referirnos a los recursos monetarios que son aportados por terceros con una duración limitada y exigencia de devolución finalizado ese período establecido, en ocasiones con el pago de intereses. Créditos oficiales y privados, así como modelos de financiación como son el leasing, factoring, por proveedores o acreedores, entrarían en este apartado.
En un nivel diferente situaríamos los modelos gestionados por otras entidades financieras como es el caso de las Sociedades de Garantía Recíproca o las Sociedades de Capital Riesgo.

Según los datos del Observatorio Europeo de la Pyme, la estructura financiera de una empresa parece depender en mayor medida del sistema y las prácticas de financiación del país en el que opera la empresa que de las características de la misma, como el tamaño, el sector, la antigüedad e incluso la rentabilidad. También existen notables diferencias de porcentaje de capital propio.

¿Qué cantidad voy a necesitar para comenzar mi actividad?

En función de toda la información analizada anteriormente, podrás hacerte una idea aproximada de cuáles van a ser tus necesidades financieras para el comienzo de la actividad.

Así, en este punto del proyecto, deberías tener un esquema bastante cercano a la realidad de los recursos de que dispones y haber respondido a preguntas que definan cuestiones como la previsión de gastos en los primeros años de actividad, el período de cobro de las ventas realizadas, la cantidad y ejecución de pagos, controles de tesorería, contabilidad de la empresa, plazos de amortización de inversiones….

¿Cuál es la fuente más habitual de financiación externa?

La fuente más habitual de financiación externa para la mayoría de la pequeña y mediana empresa europea es el préstamo. La utilización y/o el acceso a esta fuente cambia según los Estados en función de la intensidad de la relación entre las empresas y los bancos, la medida en que se utiliza la financiación interna y la estructura del sector bancario. Hablamos de un ‘contrato de préstamo’ cuando la entidad financiera entrega al cliente una cantidad de dinero, obligándose éste al cabo de un plazo establecido a restituir dicha cantidad, más los intereses devengados.

A la hora de pedir un préstamo debes fijarte en tres factores: el tipo de interés, el plazo de amortización y el período de carencia (durante el cual no se amortiza el capital).

¿Qué es la microfinanciación?

Nos referimos con este término a préstamos en cantidades relativamente pequeñas (suelen considerarse préstamos de hasta 25 mil euros). Puede tratarse de pequeños créditos y servicios financieros a pequeñas empresas o incluso empresarios individuales.

Existen modalidades específicamente dirigidas a determinados grupos: jóvenes, desempleados, mujeres… La falta de interés del sector bancario por este tipo de préstamos ha extendido su oferta por parte de instituciones, consorcios y de forma fundamental entidades públicas diversas. La legislación bancaria prohíbe en España, no así en otros países, la concesión directa de créditos por entidades no bancarias, de modo que la microfinanciación se canaliza a través de bancos, mientras que las entidades de microfinanciación asumen las tareas administrativas.

¿Qué modelo es más adecuado para la financiación de la innovación?

El Observatorio Europeo de la Pyme sugiere que lo más adecuado suele ser la participación en el capital social, aunque en fases posteriores del desarrollo de la empresa puede ser muy útil la combinación de instrumentos de endeudamiento-capital social y de garantía. Así, los riesgos asociados a la innovación apuntarían a una financiación basada en capital-riesgo, al menos en la fase inicial. Se ha observado en este sentido que el sector europeo de capital-riesgo suele centrarse en la financiación de las fases posteriores. Subrayan además la necesidad de cooperación entre los sectores público y privado.

¿Qué dificultades y necesidades específicas hay que considerar en la financiación de la innovación?

Suele apuntarse el hecho de que existan procesos de innovación durante los cuales se realizarán múltiples gastos y los ingresos serán mínimos o inexistentes. En este contexto es necesaria una sólida situación de capital social para cubrir el vacío hasta que puedan obtenerse ingresos. Una fuerte proporción de capital social también facilitará la obtención de financiación posterior mediante endeudamiento procedente de bancos. Otra dificultad será la falta de activos tangibles que sirvan de base a una garantía secundaria del préstamo. Hasta no hace mucho se subrayaba además el limitado número de expertos en tecnología de las entidades bancarias como fundamento de la resistencia a apoyar este tipo de proyectos. La solidez del proyecto o el apoyo de determinados expertos puede ser decisiva en estos casos.
En todo caso, la UE ha determinado prioritario el suministro de capital-riesgo para financiar la innovación y la puesta en marcha de iniciativas que subsanen las carencias, especialmente en la financiación mediante capital social en las fases iniciales. Las perspectivas en este sentido son muy favorables.

¿Qué fuentes alternativas de financiación existen?

Entre los productos financieros no bancarios de los que puedes echar mano se encuentran el leasing, el renting, factoring, acreedores, financiación en divisas, sociedades de garantía recíproca y sociedades de capital riesgo.

¿En qué consiste y qué ventajas tiene el 'factoring'?

Se trata de la cesión a una empresa especializada de facturas o créditos comerciales a corto plazo. El riesgo de insolvencia queda entonces asumido por esta empresa, denominada ‘factor’, a cambio de una comisión. Es habitual su uso para asegurar el cobro de operaciones de comercio exterior.

Reduce presiones sobre el capital circulante de las empresas en crecimiento, mejorando flujos de tesorería y reduciendo la carga de control de créditos, pero no es recomendable para empresas con clientelas reducidas o complejos modelos de pago y en ocasiones se considera un último recurso en empresas en situación difícil.

¿Cuándo puedo usar el 'leasing'?

Conocido como arrendamiento financiero, se usa para la financiación del equipo y material necesario para la empresa. Se trata de alquilar estos bienes a una empresa a cambio de un canon periódico. Existe también una opción de compra sobre el material. Ayuda a poner en marcha una empresa con pequeños desembolsos.

¿Cuándo es útil el 'renting'?

Empresas que deban cambiar su equipamiento cada poco tiempo pueden verse beneficiadas con este sistema. Equipos informáticos y vehículos son muchas veces financiados de este modo. Consiste en el alquiler del bien en cuestión durante un plazo determinado, finalizado el cual es devuelto y cambiado por uno nuevo.

¿Cómo funciona una sociedad de garantía recíproca?

Avala las operaciones financieras a corto y medio plazo de las empresas asociadas.

¿De qué forma puede ayudarme una sociedad de capital riesgo?

Se trata de sociedades especializadas en la inversión de capitales en empresas. El capital riesgo es un instrumento financiero que consiste, fundamentalmente, en la participación de manera temporal y minoritaria de una entidad de capital riesgo en el capital social de una empresa. Es decir, la entidad pone a disposición del proyecto empresarial recursos económicos, convirtiéndose en socio-accionista de la empresa financiada, participando, por tanto, de modo directo en los riesgos y resultados de la aventura empresarial.

¿Cómo puedo usar los apoyos públicos para desarrollar mi empresa?

Si bien en principio suelen subrayarse los problemas de optar por una 'cultura de subvención' como obstáculo frente a lo que sería una 'cultura del emprendedor', hay que destacar que no siempre existe un conocimiento suficiente de las posibilidades que el empresario tiene por esta vía de obtener ayudas, y que en muchas circunstancias podrán ser decisivas para su proyecto. En cualquier caso, la subvención nunca debería considerarse como un recurso único para el emprendedor y basar un proyecto en una subvención es un grave error.

Además, debes considerar algunos factores a la hora de optar a ayudas públicas: esfuerzo por permanecer informado de la oferta de ayudas, explicación detallada de tu proyecto cuando presentas la petición, hacer una planificación considerando que la disponibilidad de la ayuda puede no ser inmediatamente posterior a su concesión.

¿Cuáles son las principales entidades y organismos especializados en facilitar la financiación de empresas?

En nuestra área de recursos detallamos toda una serie de directorios de entidades especializadas donde podrás encontrar diferentes tipos de financiación en función de tu proyecto.

¿Qué es y cómo se estructura un plan de negocio?

El Plan de Negocio desarrolla la idea empresarial que pretendes poner en marcha, desde la definición del proyecto hasta la forma concreta de llevarlo a la práctica. Es un documento de trabajo abierto y dinámico que se actualiza a medida que avanza la idea. Es conciso, claro y no se ajusta a ningún modelo estándar. A nivel general engloba los siguientes aspectos:

I. IDENTIFICACIÓN Y JUSTIFICACIÓN DEL PROYECTO
Se trata de describir a los promotores (forma jurídica, experiencia en el sector...) aportando toda la información que consideres relevante. Además debes exponer el negocio que vas a llevar a cabo, de forma breve y general pero de manera que quede perfectamente definido.

II. ANÁLISIS DE VIABILIDAD COMERCIAL
En esta sección debes demostrar que el proyecto es viable desde un punto de vista comercial. Esto es, que existe un mercado potencial para el producto-servicio que vas a ofrecer. Suele incluir un Plan de Marqueting y el Análisis DAFO.

III. ANÁLISIS TÉCNICO
El estudio técnico provee la información necesaria para determinar si el proyecto es viable técnicamente, así como la cuantía de las inversiones y los costes de producción. Asimismo deberás abordar otros aspectos administrativos y legales.

IV. VIABILIDAD ECONÓMICO-FINANCIERA
El análisis de viabilidad económico financiera debe mostrar la rentabilidad esperada del proyecto así como el riesgo económico financiero en el que incurres. Para ello es necesario elaborar un Plan Financiero.

La información aportada debe estar convenientemente justificada, indicando la fuente de la que proviene o si es el resultado de la consulta a clientes, proveedores o instituciones financieras.

¿Cómo puedo analizar la viabilidad comercial de mi proyecto?

El estudio de la viabilidad comercial se realiza en dos fases, que pasan por el análisis del sector en el que vas a desarrollar la actividad y el diseño de la estrategia comercial.

Para determinar la situación actual del sector debes tener en cuenta a los competidores (su ubicación, el precio de su producto...), la clientela potencial y el volumen de venta previsto para tu negocio (¿a qué segmento te diriges?). Por último, indica quiénes van a ser tus proveedores (atendiendo al precio, calidad, rapidez...) y distribuidores (¿cómo harás llegar el producto al cliente final?).

Una vez analizado el sector determinarás la estrategia comercial a través del Plan de Marqueting.

¿Qué es y cómo creo un plan de marketing?

El Plan de Marketing tiene en cuenta toda la información obtenida en el análisis del sector y refleja la estrategia a seguir en relación con el producto o servicio que quieres ofertar. Estos son los principales factores que debe incluir:

-Características del producto:
Se trata de definir la necesidad satisfecha por el producto o servicio, su psicionamiento respecto a la competencia en calidad, precio, ect. También es necesario concretar la gama de producto que se ofertará, indicando envases, variedades y tamaños.

-Estrategia de precios:
En este apartado debes indicar el precio de los productos, así como los criterios utilizados para su determinación (competencia, consulta a consumidores, costes, etc). También deberás definir las condiciones de crédito, el plazo de crédito y los descuentos.

-Estrategia de promoción:
Es necesario indicar detalladamente el tipo de actividad promocional que llevarás a cabo, así como su cuantía económica.

-Estrategia de distribución:
Debes explicar qué canales de distribución vas a utilizar, el porqué de dicha elección, los costes que ocasionará y en qué posición queda tu empresa frente a la competencia.

¿Cómo se definen los puntos fuertes y débiles del proyecto?

En este apartado debes analizar las debilidades, fortalezas, oportunidades y amenazas que suponen la puesta en marcha del proyecto (análisis DAFO). Las oportunidades y amenazas serán consecuencia de la situación competitiva del sector, mientras que las fuerzas y debilidades están relacionadas con el diseño de negocio realizado.

¿Qué factores técnicos debo considerar en mi proyecto?

Estos son los principales factores que debes considerar:

Localización: la ubicación de la empresa puede tener una gran repercusión sobre los resultados del negocio.

Ingeniería del proyecto: es necesario que expliques las características de la tecnología utilizada frente a otras opciones, así como justificar tu elección.

Dimensión del negocio: la dimensión del proyecto debe ser acorde con la demanda. Es necesario indicar las obras previstas en el calendario de inversiones, así como las necesidades de equipamiento.

Necesidades de personal: descripción de los puestos de trabajo, detallando los salarios brutos que vas a pagar a los empleados, a precio de mercado.

Costes de las operaciones: debes detallar los costes directamente asociados al proceso productivo, especialmente los referidos a mano de obra directa, consumos de materias primas y auxiliares, energía, etc.

Estudio administrativo-legal: debes incluir aquellos aspectos legales que afecten a la actividad, como cuestiones medioambientales, licencias y autorizaciones.

¿Cómo se elabora un plan financiero?

El plan financiero analiza la viabilidad económico-financiera del proyecto. Debes tener en cuenta los siguientes factores:

Inversiones necesarias: debes agrupar las diferentes partidas de inversión que has detallado en el estudio técnico.

Inversiones en capital circulante: hay que indicar las necesidades de tesorería operativa, el stock de materiales y los plazos medios de cobro y pago a proveedores.

Financiación: una vez fijadas las inversiones necesarias, has de explicitar la cuantía de recursos propios con los que cuentas así como las posibles subvenciones, mostrando el volumen de financiación externa que precisas.

Estados financieros provisionales: debes realizar una previsión de los resultados futuros del proyecto, incluyendo el volumen de ventas previsto y los costes necesarios para la consecución de esos ingresos. Además debes mostrar los balances provisionales, en los que se integren las previsiones de inversión, financiación y la cuenta de resultados.

¿Cómo se determina la rentabilidad del proyecto?

El plan financiero se completa con el análisis de los riesgos, que consiste en establecer un escenario optimista y otro pesimista sobre las previsiones iniciales desarrolladas en el estudio económico financiero, y con la determinación de la rentabilidad del proyecto.

El promotor determinará el flujo de caja del proyecto para el horizonte temporal establecido. A partir de esta información se realizarán los cálculos económico financieros necesarios para conocer la rentabilidad del proyecto, que debería recoger, al menos, el Valor Actual Neto, la Tasa Interna de Rentabilidad y el Periodo de Recuperación.

¿Qué forma jurídica puede adoptar mi empresa?

La actividad que vayas a desarrollar, el número de socios, la cuantía del capital social, las obligaciones fiscales y la responsabilidad frente a terceros pueden condicionar la elección de la forma jurídica.

La responsabilidad puede estar limitada al capital aportado (sociedades anónimas, limitadas...) o ser ilimitada, de modo que afectaría tanto a tu patrimonio empresarial como al personal (autónomo, sociedad civil y comunidad de bienes).

La constitución de sociedades civiles es más barata que la de las sociedades mercantiles, ya que no es necesario inscribirlas en el Registro Mercantil ni aportar un capital inicial mínimo. Sin embargo, tu patrimonio personal no está protegido.

Con respecto a las tributaciones, en el IRPF se aplica un tipo impositivo que va elevándose a medida que se incrementan los beneficios. En el Impuesto de Sociedades se aplica un tipo fijo del 30 o 35% según los beneficios obtenidos.

¿Cuáles son las formas más comunes de iniciar una actividad empresarial?

Las tres formas jurídicas más comunes por las que opta un emprendendor empresarial una vez analizado su proyecto son: empresario individual (=autónomo), Sociedad de Responsabilidad Limitada o Sociedad Cooperativa.

Empresario indivual (autónomo)

Número de socios: uno.
Capital: No existe mínimo legal.
Responsabilidad: ilimitada.
Fiscalidad directa: IRPF (rendimientos por actividades económicas).

Persona física que realiza en nombre propio y por medio de una empresa una actividad comercial, industrial o profesional.

CARACTERÍSTICAS
-La personalidad jurídica de la empresa es la misma que la de su titular (empresario), quien responde personalmente de todas las deudas que genere su actividad. No existe diferenciación entre el patrimonio mercantil y el patrimonio civil.
-El propietario controla y dirige la gestión de la empresa.
-No precisa proceso previo de constitución. Los trámites se inician al comienzo de la actividad empresarial.
-El autónomo no tiene derecho a la prestación por desempleo ni a la jubilación anticipada antes de los 65 años (salvo que haya cotizaciones a otros regímenes o en situaciones especiales).
-Si el empresario o empresaria están casados puede dar lugar a que sus actividades alcancen al otro cónyuge.

Sociedad de responsabilidad limitada

Número de socios: mínimo uno.
Capital: Mínimo 3.005,06 €
Responsabilidad: Limitada al capital aportado.
Fiscalidad directa: Impuesto de Sociedades.

Sociedad de carácter mercantil en la que el capital social, dividido en participaciones sociales, indivisibles y acumulables, se integrará por las aportaciones de todos los socios, quienes no responden personalmente de las deudas sociales.

CARACTERÍSTICAS
-En la denominación figura la indicación "Sociedad de Responsabilidad Limitada", "Sociedad Limitada" o sus abreviaturas "S.R.L." o "S.L.".
-El capital social deberá estar íntegramente suscrito y desembolsado en el momento de la constitución.
-Sólo podrán ser objeto de aportación social los bienes o derechos patrimoniales susceptibles de valoración económica, en ningún caso trabajo o servicios.
-Las participaciones sociales no tendrán el carácter de valores, no podrán estar representadas por medio de títulos o de anotaciones en cuenta, ni denominarse acciones.

Sociedad cooperativa

Número de socios: mínimo tres.
Capital: Mínimo fijado en los Estatutos.
Responsabilidad: Limitada al capital aportado.
Fiscalidad directa: Impuesto de Sociedades (Régimen especial).

Sociedad constituida por personas que se asocian, en régimen de libre adhesión y baja voluntaria, para realizar actividades empresariales, encaminadas a satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas y sociales, con estructura y funcionamiento democrático.

CARACTERÍSTICAS
Las sociedades cooperativas están reguladas por la Ley 27/1999 de 16 de julio para cooperativas de ámbito estatal. Las comunidades autónomas poseen legislaciones propias.
-El capital social puede estar constituido por las aportaciones de los socios y también puede consistir en bienes y derechos susceptibles de valoración económica.
-El capital social deberá estar totalmente desembolsado desde el momento de constitución de la cooperativa.
-En las cooperativas de trabajo de ámbito estatal ningún socio podrá poseer más de 1/3 del capital.
-Los socios pueden optar por cotizar al Régimen General o al Régimen de Autónomos, con la condición de que todos estén incluidos en el mismo Régimen.
-Si decides crear una Cooperativa de Trabajo Asociado y tienes derecho a percibir la prestación por desempleo, puedes cobrar el "Pago Único de la Prestación" (todo de golpe).

¿Qué otras posibilidades hay?

Sociedad Civil
Número de socios: mínimo dos.
Capital: No existe mínimo legal.
Responsabilidad: ilimitada.
Fiscalidad directa: IRPF (rendimientos por actividades económicas).

Contrato por el que dos o más personas ponen en común capital, con el propósito de repartir entre sí las ganancias.

CARACTERÍSTICAS
-El capital está formado por las aportaciones de los socios, tanto en dinero como en bienes o industria.
-Puede haber dos tipos de socios: socios y socios industriales.
-La sociedad tiene o no personalidad jurídica propia en función de que sus pactos sean públicos o secretos. Cuando los pactos sean secretos se rigen por las disposiciones relativas a la Comunidad de Bienes.
-La sociedad tributa a través del IRPF, cada uno de los socios debe declarar sus ganancias por separado ("régimen de imputación de rentas").

Comunidad de bienes
Número de socios: mínimo dos.
Capital: No existe mínimo legal.
Responsabilidad: ilimitada.
Fiscalidad directa: IRPF (rendimientos por actividades económicas).

Contrato por el cual la propiedad de una cosa o de un derecho pertenece proindiviso a varias personas.

CARACTERÍSTICAS
-Para ejercer la actividad se requiere la existencia de un contrato privado en el que se detalle el porcentaje de participación que cada socio tiene en las pérdidas y ganancias.
-No se exige aportación mínima. Pueden aportarse solamente bienes, pero no puede aportarse sólo dinero o trabajo.
-La Comunidad se constituye mediante escritura pública cuando se aporten bienes inmuebles o derechos reales.

Sociedad anónima
Número de socios: mínimo uno.
Capital: Mínimo 60.101,21 €
Responsabilidad: Limitada al capital aportado.
Fiscalidad directa: Impuesto de Sociedades.

Sociedad de carácter mercantil en la que el capital social, dividido en acciones, se integra por las aportaciones de los socios, quienes no responden personalmente de las deudas sociales.

CARACTERÍSTICAS
-En la denominación figura necesariamente la expresión "Sociedad Anónima" o su abreviatura "S.A.".
-El capital social deberá estar totalmente suscrito en el momento de la constitución de la sociedad y desembolsado en un 25% al menos.
-Es una sociedad regida democraticamente bajo el principio: "una acción, un voto", aunque los Estatutos pueden limitar el número máximo de votos que puede emitir un mismo accionista.

Sociedad laboral
Número de socios: mínimo tres.
Capital: mínimo 60.101,21€ (SAL); mínimo 3.005,06 € (SLL)
Responsabilidad: Limitada al capital aportado.
Fiscalidad directa: Impuesto de Sociedades.

Sociedades anónimas o sociedades de responsabilidad limitada en las que la mayoría del capital social es propiedad de los trabajadores que prestan en ellas servicios retribuidos en forma personal y directa, y cuya relación laboral es por tiempo indefinido.

CARACTERÍSTICAS
-En la denominación figura la indicación "Sociedad anónima laboral" o "Sociedad de responsabilidad limitada laboral" o sus abreviaturas "SAL" o "SLL".
-Ningún socio puede poseer acciones que representen más de la tercera parte del capital social, salvo que se trate de sociedades laborales participadas por el Estado, Comunidades Autónomas o Entidades locales.
-El número de horas-año trabajadas por los trabajadores que no sean socios no puede ser superior al 15% del total horas-año trabajadas por los que sí sean socios, salvo que la sociedad tenga menos de 25 socios trabajadores en cuyo caso el porcentaje será del 25%.
-Las sociedades laborales están obligadas a constituir un Fondo Especial de Reserva, dotado con el 10 por 100 del beneficio líquido de cada ejercicio. Este Fondo sólo podrá destinarse a la compensación de pérdidas en el caso de que no existan otras reservas suficientes para este fin.


Otros tipos de formas jurídicas menos habituales son las Sociedades Comanditarias, Sociedades de Garantía Recíproca y Entidades de Capital-Riesgo, entre otras.

¿Qué requisitos fiscales debo cumplimentar?

Alta en el Impuesto de Actividades Económicas: impuesto anual que debes abonar en la delegación de Hacienda más próxima a la localización de tu empresa. Los coeficientes a aplicar sobre las cuotas mínimas son fijados por los ayuntamientos y pueden ser corregidos en función de determinados factores. Debe entregarse en los diez días previos al comienzo de la actividad.

Declaración censal: radiografía fiscal de la nueva empresa, ya que al margen de los datos identificativos recogerá tu situación tributaria. Estás obligado a presentar tus declaraciones y liquidaciones. Se entregará en la Administración de Hacienda que corresponda al domicilio fiscal del emprendedor. Incluye la declaración de inicio de actividad y la solicitud del CIF (Código de Identificación Fiscal).

Libros contables: Se trata de la obligación de llevar una contabilidad organizada de la actividad empresarial. Así, deberás disponer de una serie de libros contables. Deben ser completados de forma clara, sin tachones, espacios en blanco o abreviaturas ininteligibles. Para una sociedad empresarial el Código de Comercio establece como obligatorios...

...libro de inventarios y cuentas anuales: se abre con el balance inicial y detallado de la empresa y transcribe trimestralmente los balances de sumas y saldos y, anualmente, las cuentas de los últimos doce meses y el inventario del ejercicio.

...libro diario: registra todas las operaciones realizadas, aunque puede cumplimentarse semanal o, como mucho, mensualmente.

Los empresarios individuales deberán llevar básicamente los registros exigidos por el IVA (libro registro de fecturas emitidas, libro de facturas recibidas, de bienes de inversión y de determinadas operaciones intracomunitarias) y los libros exigidos por el impuesto sobre la renta de las personas físicas.

¿Qué obligaciones de tipo laboral debo tramitar?

Inscribir la empresa en la Seguridad Social: obliga a toda persona física o jurídica que emplee trabajadores por cuenta ajena.

Cobertura: debes seleccionar además una entidad aseguradora que cubra las enfermedades de trabajo o accidentes laborales. Existen dos posibilidades, optar por el Instituto Nacional de la Seguridad Social, o bien por una Mutua de Accidentes.

Inscribirte, en el caso de ser un empresario individual, en el régimen especial de autónomos.

Afiliación y alta de los trabajadores en la Seguridad Social: hablamos de la inscripción, única y de por vida, de un trabajador al comienzo de su actividad profesional. Posteriormente, y cada vez que el trabajador en cuestión cambie o comience una nueva relación laboral, la empresa deberá solicitar su alta. La empresa debe disponer además de un 'libro de matrícula de personal' donde consten todas las altas y bajas en su equipo.

Comunicación de apertura: en la Delegación Provincial de Trabajo. Un mes de plazo desde el inicio de la actividad.

Libro de visitas: recoge el acta de las inspecciones periódicas de Trabajo.

¿Cuáles son los requisitos administrativos imprescindibles?

Pueden variar en función del sector concreto de tu empresa y de algunas diferencias normativas a distintos niveles, aunque básicamente podemos subrayar…
…en el ayuntamiento: licencia de obras, licencia de apertura e Impuesto de Bienes Inmuebles.
…en la administración autonómica: alta en el registro industrial.
…en el registro mercantil: inscripción de administradores, auditores y apoderados, presentación de cuentas de ejercicio y legalización de libros.
…oficina de patentes y marcas: registro de derechos de propiedad industrial (marcas, nombre comercial, patentes, dibujos,rótulos…).
…registro de la propiedad inmobiliaria.


Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología Universidade de Santiago de Compostela Cátedra Unesco

La Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España Instituto de la mujer Fondo social europeo Uniemprende
Facebook Twitter Linkedin RSS
© 2003. Emprendia es una publicación del Programa UNIEMPRENDE de Creación de Empresas de la Universidad de Santiago de Compostela. Todos los derechos reservados.
Accesibilidad | Aviso legal | Contacto | RSS | Mapa web